16 de septiembre de 2010

Como si de un suicidio se tratase

No me puedo hacer a la idea de lo divertidísimo que tiene que ser irse de fiesta una noche, ingerir mucho alcohol, tomar muchas drogas… para luego regresar al hotel y asomarse a la terraza de la habitación, que cuánto más arriba esté, mejor, por supuesto, y lanzarse a la piscina desde allí, o precipitarse al vacío, vete a saber. Depende de la borrachera, la cantidad de drogas y la puntería. En cualquier caso, mala combinación.
Es el llamado balconing, una práctica que se está llevando en Baleares y que consiste o bien en lo que acabo de explicar o bien en saltar de una terraza a otra. El servicio balear de emergencias ya había contabilizado 49 accidentes por el balconing en los primeros seis meses de este año cobrándose la vida de 7 de estos saltadores. En general, los que lo realizan, son jóvenes turistas tanto extranjeros como nacionales.
Foto de un hotel con piscina

Están tomando medidas en los hoteles. Algunas que pueden resultar más efectivas, como aumentar la altura de las vallas que protegen las terrazas, o repatriar a su país de origen a los que practiquen el balconing, en cuyo caso quizás, el que quiera saltar se lo piense; y otras, que probablemente lo sean menos, como que en algunos hoteles haya hojas informativas en las que pone que se prohíbe el salto desde los balcones. Ésta última es la que considero menos efectiva porque la gente no respeta las normas y ni va a leer el papel ni les va a importar lo que haya escrito ahí en caso de leerlo. No obstante, se está estudiando que en 2011 se pongan multas para este tipo de conductas.

Ya resulta muy triste para la familia y para todos ver cómo una persona joven fallece, ya sea por una enfermedad, lo que no se puede evitar; por un accidente de coche, que a lo mejor ha provocado él mismo, sin querer, por un pequeño fallo, o a lo mejor lo ha sufrido por culpa de otro y no se ha podido evitar, lo que es más triste aún; u otros motivos. Pero acabar en estas circunstancias por lanzarse borracho a la piscina… es tristísimo y no se puede entender por mucho que se quiera. Es una desgracia para la familia, que se ha quedado sin un hijo, por culpa de la actitud temeraria de éste.
Tanto si eres joven como si no lo eres, no hagas tanta tontería arriesgándote de tal manera y vive la vida que tienes. No la pierdas porque luego nadie te la va a poder devolver



Fuentes: 20minutos y Google imágenes




La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión para que pueda saber qué te ha parecido la entrada, si te ha gustado, si has aprendido algo, si te gustaría que hubiera más escritos de este tipo o incluso, lo que te parece el blog... Lo que quieras siempre que sea desde el respeto y la educación :)

Aprovecha para dejar tus Palabras del lector.
Gracias =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...