29 de septiembre de 2010

El día de ayer

Día de huelga en toda España, pero sin que haya presenciado ningún incidente ni cambios de importancia en el horario, salvo el tema de los buses. Nada que destacar por mi parte hasta que no averigüe en algún momento algo que vi al final del día, que entonces a lo mejor se puede comentar.

Fue más interesante el día de ayer, en mi opinión. Así que ahí va, aunque no en su totalidad:
Ayer por la mañana cuando iba en el bus, me fijé en una señora mayor que llevaba falda corta por la rodilla. El motivo de ello es simple: no tenía piernas para ir luciéndolas por ahí ya que hablando claro, las varices se estaban apoderando de ellas casi en su totalidad. Después, me fijé que la mujer llevaba unas sandalias de verano, con el frío que hacía a esas horas… y con buenos tacones de plataforma, que no creo que fuera nada bien con ellos. Pero el momento matador fue cuando vi que llevaba plantillas en las sandalias, y además, azules, para que se vieran bien. No había visto nunca a nadie que se pusiera plantillas en unas sandalias. Curioso, de verdad. Además de feo. Todo hay que decirlo. Lo lógico sería poner plantillas a unos zapatos, pero obviamente cada cual con su vida.
Y la verdad es que no se iba mal en aquel medio de transporte porque por mi posición, no me daba el sol en la cara, si no en la espalda y como mucho, en un lado del cuerpo, dependiendo del momento. Sentía que tenía una agradable estufa con la cual ni tenía el frío que hubiera sido habitual ni el calor que a lo mejor podría proporcionarme de más. Sencillamente, era lo adecuado.
A las 6 y algo de la tarde iba en el bus de nuevo. Al pasar por el puente de Santiago vi a cuatro típicos patos marrones volando por el cielo. Después, bajé la vista y me impresionó ver como había una buena zona de las barras del puente llenas de candados de distintos colores y tamaños; lo cual me hizo plantearme muchas preguntas sobre el motivo por el que estaban allí. Primero pensé que podrían ser candados de bicicleta, pero luego me di cuenta que los de bicicleta suelen ser de otro tipo, de los que agarran la rueda. Así que esa opción puede ser posible. Pero quizás estén allí puestos en señal de protesta por algo… o quizás no. Tal vez no lo sepa nunca.
Igual me gusta machacarme, pero después fui a informarme sobre un curso de fotografía (TT.TT), que tal y como veo el panorama, casi seguro que no podré hacer y es una lástima porque me hubiera encantado ir. Y para terminar bien el día, a estudiar a la biblioteca. A pesar de que ya había estado estudiando en lo que llevaba de día con uno de los melones oficiales en la universidad.
Y con eso y el no saber cómo transcurriría el día de hoy con la huelga, se acabó el día de ayer.


Fuentes: Google imágenes y Natalia Ortiz





La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión para que pueda saber qué te ha parecido la entrada, si te ha gustado, si has aprendido algo, si te gustaría que hubiera más escritos de este tipo o incluso, lo que te parece el blog... Lo que quieras siempre que sea desde el respeto y la educación :)

Aprovecha para dejar tus Palabras del lector.
Gracias =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...