18 de septiembre de 2010

Novio de alquiler

Es curioso ver a lo que se puede llegar para conseguir el trabajo deseado… como se puede apreciar en la película Novio de alquiler. Fue emitida en televisión el fin de semana pasado y esta semana, cuando por fin he tenido tiempo, la he visto =)


A partir de que aparece Nick, el chico bueno, como un héroe en la película, se sabe lo que va a ocurrir antes de que ocurra. ¿Por qué? Porque la protagonista va a hacer todo lo que haga falta para llegar al fin que ella desea, sin pararse a sentir y sin importar si le causa trastornos al chico bueno que le va a ayudar en el jaleo en el que le ha metido una compañera de trabajo y del que ella no ha hecho nada por salir. Consiste en hacer creer a su jefe (y a todo el mundo) que está comprometida con Nick para poder ascender en su trabajo tal y como ella quiere. Pero claro, una vez que el chico bueno ya no sirve porque ha hecho su cometido, lo desprecia y elige quedarse con el chico malo, el cual nunca le había mostrado el más mínimo interés hasta que vio que se comprometía y la perdía. ¿Y cómo no? Al alejar de su vida al chico bueno con el que se había comprometido, el chico malo ya no muestra interés por ella y se da cuenta de lo que siente por el que ha dejado y va en su busca. Por lógica, el chico bueno seguirá siendo bueno y aunque no le diga al instante que sí, obviamente la va a recibir con los brazos abiertos y una sonrisa.
Los estudios que se quieren sacar y el trabajo que se quiere obtener gracias a ellos, son importantes. Es lo que queremos llegar a ser y de lo que queremos vivir, se supone que porque nos gusta. Sin embargo, aunque no lo haya vivido y no sea igual el caso hipotético que vivir tal situación, para mí no es tan importante conseguir el mejor trabajo, y menos, si hay que mentir, causar problemas a otras personas, dañar a personas tanto si las conoces y aprecias como si no...


No obstante, las personas cometemos errores por el hecho de ser personas, por no ser perfectos. A veces, son errores más importantes; otras veces, menos. Quizás cueste olvidar el daño producido por un error o quizás no. Tal vez, no se le dé la importancia que tiene o se tome a peor de lo que es o simplemente, se sienta más el dolor por ser más sensible o por una serie de factores que favorezcan que sea así. Sea como sea, hay que saber reconocer los errores y hay que saber perdonarlos y superarlos
No merece la pena perder a alguien por algo así, sobre todo si es alguien importante para esa persona y es un buen chico, como el caso de Nick, que es del tipo de hombres que está en peligro de extinción. Y da igual, que por mucha cabezonería que se tenga, los sentimientos hacia esa persona se siguen manteniendo porque por mucho que ocurra, ésta en principio, no ha cambiado, mas sin lugar a duda, los momentos vividos son los que no han podido cambiar por mucho que se desee.

Sólo queda superarlo y que la otra persona esté dispuesta a aceptarla de nuevo.
¿Podrás?

Natalia Ortiz


Fuentes: Google imágenes y Natalia Ortiz




La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión para que pueda saber qué te ha parecido la entrada, si te ha gustado, si has aprendido algo, si te gustaría que hubiera más escritos de este tipo o incluso, lo que te parece el blog... Lo que quieras siempre que sea desde el respeto y la educación :)

Aprovecha para dejar tus Palabras del lector.
Gracias =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...