30 de noviembre de 2010

Cuando éramos pequeños


De pequeños, nos enseñaron a disfrutar
Cuando entre amigos nos veían jugar
Pero empezamos a crecer
Y dejó de valer el perder

Siempre había quien se lo tomaba a mal
Si no podía la partida ganar
Porque todo tuvo que cambiar
Y surgió la rivalidad
De mano de la violencia
En esta divertida actividad
Que la niñez y su inocencia
No veían como competencia

[Se me ocurrió pensando en que cuando uno es niño se divierte jugando... hasta que llega un momento en el que éste puede dejar de divertirse y solamente pensar en que tiene que ganar. Esto podría darse por ejemplo, en un partido de fútbol y de ser así, de no ganar, se enfadaría y no querría jugar]


Fuentes: Google imágenes, Natalia Ortiz



La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

10 comentarios:

  1. Una bonita reflexión, Natalia :)
    Sin embargo, también puede verse de la forma de que cuando somos niños, es cierto que disfrutamos mucho más y tenemos menos preocupaciones, pero cuando crecemos ya somos capaces de madurar y entonces podemos evitar esa rivalidad que puede surgir cuando aun somos pequeños.
    Lo dicho. Una entrada muy buena, como siempre ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Clara :)
    La niñez hace que tengamos menos responsabilidades y preocupaciones... y es cuestión de madurez superar ese tipo de situaciones como bien dices.
    Me alegro de que te guste.
    Un beso Clara ^^

    ResponderEliminar
  3. Cuando eramos pequeños haciamos las cosas sólo para disfrutar, nos centrabamos en lo que queriamos hacer y nos dejabamos llevar. No teníamos ninguna otra preocupación. Disfrutabamos mas de todo porque todo era sencillo. Creo que al crecer esto se pierde, podemos estar haciendo algo pero siempre con el problema que nos agobia metido en la cabeza.
    Para mi las personas competitivas lo son incluso de niños.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  4. Me encantaría poder volver a ser un niño...era todo tan mágico...tan especial...

    Qué nostalgia!

    Un besazo hermosa! =P

    ResponderEliminar
  5. Lo importante no es ganar o perder, el esfuerzo que se pone en intentarlo es la verdadera recompensa.
    Yo personalmente prefiero perder, así siempre puedes aprender algo nuevo y mejorar.
    No podría vivir en un mundo en que ganase en todo, que aburrido xD

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que haya gustado la entrada, que haya hecho pensar y además hayáis comentado. Gracias ^^

    Tienes toda la razón Raquel. Yo echo en falta de la niñez el hecho de no tener preocupaciones. Era como vivir en una nube. Sí, pienso que casi seguro que las personas competitivas son así desde niños, pero también dependerá un poco de cada uno.
    Un beso :)

    Ey Kris! Estaría guay poder ser un día al año, un niño de nuevo... o al menos, interesante.
    Un abrazo ^^

    ¡Muy bien dicho Ismael! Qué profundo y extraño suena todo eso viniendo de ti jajaja. Pues sí, el esfuerzo es lo que importa porque aunque no se consiga, ese esfuerzo vale y servirá para más adelante.
    Me ha gustado mucho por la forma de pensar la siguiente frase: "Yo personalmente prefiero perder, así siempre puedes aprender algo nuevo y mejorar"

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bonito has dejado el blog!!!!!
    Me parece una entrada muy interesante.
    No me gusta la rivalidad, lo mejor es dar lo mejor de uno mismo.
    Bss

    ResponderEliminar
  8. Gracias Blanca =)
    Me alegro de que te guste! jeje
    Tienes razón :), aunque la rivalidad surge de que algunos no se conforman con dar lo mejor de uno mismo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. De peques eramos mas sanos, mas inocnetes, que pena que se crezca y se pierdan algunos valores de la infancia, como compartir, jugar. Sería bonito seguir jugando toda la vida y tomarse las cosas con mas calma, sin meter otras emociones como la competición o la ambición.
    Que bonito sería, ¿no?
    Un beso
    :)

    ResponderEliminar
  10. ¡Cuánta razón! La niñez tiene todo eso y más... Aunque respecto a los temas de ser sano y la inocencia tengo de sobra jaja. Pero claro que es cierto que en mayor o menor medida se deja atrás y nos contaminamos por así decirlo.
    Sería bonio poder seguir jugando, disfrutando, sin preocupaciones, sin rivalidades y demás... pero supongo si el mundo fuese, si todos fuésemos iguales, el mundo sería aburrido...
    Un beso ^^

    ResponderEliminar

Deja tu opinión para que pueda saber qué te ha parecido la entrada, si te ha gustado, si has aprendido algo, si te gustaría que hubiera más escritos de este tipo o incluso, lo que te parece el blog... Lo que quieras siempre que sea desde el respeto y la educación :)

Aprovecha para dejar tus Palabras del lector.
Gracias =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...