16 de noviembre de 2010

Disculparse es humillarse

La noticia de que Ferrari admite fallos graves de estrategia dejando sin la posibilidad de que Fernando Alonso opte a la pelea final por el título de fórmula 1, me ha recordado algo que escribí hace más de un año y medio, relacionado con el tema de reconocer los errores y pedir disculpas.




Como es lógico, en su día consideré que lo había escrito adecuadamente. Hoy sin embargo, no es que esté mal, pero opto por cambiar alguna palabra o enlazar las ideas de otra manera, e incluso alargar, por lo que no lo voy a escribir como estaba originalmente. Lo que conservo intacto es el título del escrito. También, hay que tener en cuenta que cuando lo escribí, en un primer momento pensé en que fuera una carta del lector enviada a uno de los periódicos diarios gratuitos, con lo cual, la extensión en un comienzo era mínima. Después, rechacé la idea y lo alargué con las historias.

No obstante, admito que sí que he enviado cartas al periódico. De hecho, un total de cinco siéndome publicadas tres de ellas y conservo las publicaciones en una carpeta. Las razones de que no me publicaran dos, según mi criterio, es que una no era adecuada y la otra, no era tema de actualidad y por tanto, no les interesaba; además de que considero que los del periódico tenían la idea contraria.



Allá voy -->


Quizá yo sea rara, pero hay cosas que jamás entenderé. No entiendo a la gente de hoy en día. Me pregunto si siempre ha sido así o si es que llega un momento en la evolución en el cual en vez de avanzar, se retrocede...


Un día, hace tiempo, que parece un cuento... fui a la fnac con mi madre y mi hermano. Fuimos al ascensor y dentro había un señor de unos dos metros con su bebé en un carrito, y nos metimos. Pero solamente estuvimos un momento en aquella planta, de manera que lo volvimos a coger para ir a la planta calle, coincidiendo de nuevo con él, quien nos dijo con sorna que otra vez volvíamos al ascensor debido a que le habíamos subido en un primer momento a otra planta que no era la que él quería. En vez de pensar que el ascensor no es tan inteligente como para subir a la planta que se quiere sólo con pensarlo, se le ocurrió decirnos que no entendía por qué íbamos en el ascensor, ya que no éramos bebés ni disminuidos y nos insultó tan felizmente.






Él y muchas otras personas deberían aprender a reconocer sus errores, y a no dar tanto por hecho. Ustedes no saben si la persona que sube en ese ascensor tiene algún problema o alguna enfermedad grave y tan cotidiana como el cáncer es hoy día, entre otras muchas. ¿Y por qué? Porque el exterior no siempre refleja el interior. Incluso, quizás uno se encuentre mal porque ese día le toca y vaya mal por las escaleras. Tal vez, simplemente sea eso... y no se está cometiendo ningún delito. Además de que si no hay otras personas que lo estén llamando, ¿qué problema va a haber? Que yo sepa ninguno... sobre todo si la persona que se queja lo hace estando dentro del ascensor.


Ahora, una experiencia que no viví yo, pero sí un familiar directo: 
También, es curioso que tengas que hacerte un análisis de sangre y te saque sangre la enfermera que consiguió su trabajo en la lotería. Que te pinche horrorosamente mal, haciendo un buen agujero y saliendo un montón de sangre, por su culpa, y te diga que no tienes cuidado, “que me está poniendo todo perdido de sangre. Los demás no manchan nada” y chillándote porque los demás no lo ponen todo perdido. ¡Claro! ¡No me daba cuenta, la culpa la tengo yo! La verdad es que me habría pinchado yo a mi mismo mejor ¬¬"

[Es una entrada que personalmente me gusta bastante como me ha quedado y cómo está escrita. Creo que la idea que quería transmitir ha quedado clara y que el título, mejor imposible =)]


Fuentes: Google imágenes y Natalia Ortiz



La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

6 comentarios:

  1. Buena entrada, Natalia. Una entrada para reflexionar. Desgraciadamente gente como la que describes me la he topado a menudo. Gente que no siente la menor empatia por los demás y que es incapaz de ponerse en el pellejo de nadie. El orgullo, el no querer admitir que se ha actuado mal, es uno de las peores actitudes que una persona pueda tener, pero hay gente muy egoista, demasiado individualista que va por la vida pensando que son los únicos que sienten y padecen. El título es muy adecuado, en verdad.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. I wish I could read Spanish. i did translate one paragraph but it was a long process. I like your photos and the one of the notebook looks line my notebook and pen.

    ResponderEliminar
  3. Raquel, me alegro de que te guste :)
    La verdad es que me ha gustado bastante retomar este escrito y terminarlo.
    Es una lástima que haya tanta gente así por el mundo... y que no sepan reconocer sus errores, porque no están solos en el mundo, además de que es de humanos cometer errores también. Quizás el no reconocerlos también forme parte de la gran mayoría... Eso ya no lo sé.
    Gracias :)
    Un beso!! jeje

    ResponderEliminar
  4. Abraham, me alegro de que te gusten mis fotografías y de que te pases de vez en cuando por mi blog :) Ya me has leído en inglés en varios comentarios para tu blog... y espero que no cometiera muchos errores. Yo también he traducido texto de tu blog, pero como bien dices, es un proceso costoso. Así que intentaré leerte cuando pueda :)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Hola Natalia,
    después de leerte en mi blog he venido a conocerte y darte las gracias por tus palabras.
    He estado conociendo tu blog y me ha gustado; en esta entrada me quedé pensando y comprendiéndote.
    Las relaciones son tan complicadas, se opina con tanta ligereza, sin empatía, sin respeto.

    Te dejo un abrazo de buenas noches.

    ResponderEliminar
  6. Beatriz Salas: Hola Beatriz :) Me alegro de que te hayas pasado a conocer mi blog.
    Hasta ahora que no me he metido a contestarte, no me había dado cuenta de lo antigua que es esta entrada. Hace casi un año de ella.
    Me alegro de que te haya hecho pensar. Creo que hay gente que se siente ofendida en lo más hondo cuando la culpa no es de los demás... ¿tan malo sabe admitir que se ha equivocado? No sé, es complicado.
    Un abrazo Beatriz :)

    ResponderEliminar

Deja tu opinión para que pueda saber qué te ha parecido la entrada, si te ha gustado, si has aprendido algo, si te gustaría que hubiera más escritos de este tipo o incluso, lo que te parece el blog... Lo que quieras siempre que sea desde el respeto y la educación :)

Aprovecha para dejar tus Palabras del lector.
Gracias =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...