1 de octubre de 2011

El oso de Kermode



Una verdadera contradicción viviente: un oso negro de color blanco.

El artículo que comparto con vosotros apareció en la revista National Geographic del mes de agosto y fue escrito por Bruce Barcott, aunque hay que decir que el hombre que hizo posible este reportaje fue el fotógrafo Paul Nicklen, quien después de tres semanas sin ningún avistamiento de un oso blanco, convivió con el gran macho de las fotografías durante un par de días.

Con una población de entre 400 y 1.000 ejemplares, los osos de Kermode de pelo blanco deben quizá su supervivencia a la tradición protectora de los pueblos indígenas, que nunca los cazaban ni hablaban de ellos a los tramperos.


El oso espíritu (la versión blanca del llamado oso negro de Kermode), que no es albino ni es un oso polar, es una variante blanca del oso negro norteamericano, y se encuentra casi excluvisamente en el Bosque Lluvioso del Gran Oso. Con un área de casi 65.000 kilómetros cuadrados (el tamaño de una Suiza y media), la región se extiende a lo largo de 400 kilómetros por la costa occidental de Canadá y abarca una vasta red de fiordos sumidos en la niebla, islas con gran densidad boscosa y montañas coronadas por glaciares. Grizzlies, osos negros, lobos, glotones, yubartas y orcas prosperan a lo largo de una costa que desde hace cientos de generaciones es la tierra de varias tribus indígenas, como los gitga'at. Es un lugar salvaje, misterioso y un poco fantasmagórico: aquí hay lobos que pescan, ciervos que nadan, tuyas gigantes que llevan más de mil años en pie... y osos negros de color blanco.



Marven Robinson, un hombre de 43 años, es guía de espacios naturales y miembro de la tribu giga'at, cuyo territorio tradicional abarca la isla Gribbell. Él dice: "Una vez vi que un oso negro joven atacaba a uno blanco de edad más avanzada. Estuve a punto de intervenir y ahuyentar al negro con el repelente de pimienta. Una reacción instintiva. Al final, el blanco se irguió sobre las patas traseras y lo echó". Robinson sonríe, como reconociendo lo absurdo que resulta que un hombre intervenga en una pelea entre osos; pero su mirada revela que lo habría hecho.



Robinson no es el único. Ese mismo instinto protector se manifiesta en todo el Bosque Lluvioso del Gran Oso. Es uno de los factores que ha hecho posible la supervivencia del oso blanco de Kermode.

<<Nuestra gente nunca ha cazado al oso blanco>>, asegura Helen Clifton, sentada en su cocina de Hartley Bay, un pequeño pueblo de pescadores. De voz sonora y carácter fuerte, Helen, de 86 años es la matriarca de un clan de los giga'at, una de las 14 tribus que componen el pueblo (o nación indígena, como denominan en Canadá a los pueblos nativos) tshimshian, de la costa noroccidental de la Columbia Británica. La carne de oso no era un alimento habitual, nos dice Helen, pero los cazadores indígenas empezaron a cazar más osos negros a finales del siglo XVIII, cuando los comerciantes europeos llevaron el comercio de pieles a la región. Sin embargo, incluso en aquella época, matar un oso de color blanco era tabú, y la tradición se ha mantenido durante generaciones. <<Ni siquiera podíamos mencionar al oso espíritu en la mesa>>, recuerda.



Esa costumbre de mantener los labios sellados respecto al tema fue quizás una manera temprana de proteger el medio ambiente. Al no hablar del oso, y mucho menos cazarlo, los gitga'at y las tribus vecinas evitaron que los comerciantes de pieles conocieran su existencia. Incluso hoy, los gitga'at y los kitasoo/xai'xais protegen a sus osos durante la temporada de caza. <<No es buena idea venir a cazar al oso negro en nuestro territorio -dice Robinson, yerno de Helen-. Nunca se sabe. Los osos podrían devolver los disparos.>>


Los científicos saben cómo nacen blancos algunos osos negros, pero no saben exactamente por qué. El fenómeno, denominado kermodismo, está causado por una mutación recesiva del gen MC1R, el mismo que se asocia con el pelo rojizo y la piel blanca en los humanos. Para que un osezno nazca blanco, debe heredarlo de sus dos progenitores, que no necesariamente tienen que ser blancos. Basta con que sean portadores de la mutación recesiva. Por ese motivo no es raro que nazca un oso blanco de dos osos negros.

El pelaje blanco sólo se observa en uno de cada 40 a 100 osos negros de la costa continental de la Columbia Británica. 

No está claro cómo surgió el rasgo. Una teoría es la <<hipótesis del oso glacial>>, según la cual el kermodismo es una adaptación que ha persistido desde la última glaciación, que en esta región acabó hace 11.000 años. En aquella época la mayor parte del actual territorio de la Columbia Británica aún estaba cubierto de hielo, y es probable que el pelaje blanco facilitara el camuflaje.



Los investigadores han demostrado recientemente que el pelo blanco del oso negro de Kermode le confiere cierta ventaja para pescar. Aunque al caer la noche los de color blanco tienen el mismo éxito que los de color negro, los científicos Reimchen y Dan Klinka, de la Universidad de Victoria, han observado diferencias durante el día. Los osos blancos atrapan salmones en uno de cada tres intentos, mientras que los negros lo logran la cuarta parte de las veces. <<Los salmones se preocupan menos por un objeto blanco, visto desde debajo del agua>>, supone Reimchen. Quizá sea ése uno de los motivos por lo que el pelaje blanco se ha conservado hasta nuestros días. Si el salmón es la principal fuente de grasa y proteínas de los osos del litoral, una hembra con éxito en la pesca puede hartarse de salmones y almacenar más grasa para el invierno, lo que potencialmente aumentaría el número de crías.



Fuentes: artículo de la revista National Geographic de agosto 2011


¡! Todas las fotografías de Paul Nicklen de los osos de Kermode en nationalgeographic/nicklen_photography

PD: Debéis saber que me gustó mucho este reportaje y que lo llevaba esperando desde julio porque ponía en la revista del National Geographic que saldría al mes siguiente. Y pensé en compartirlo con todos vosotros. Espero que os guste y que conozcáis a este animal tan contradictorio. También debo decir que este reportaje me hizo realizar una investigación que publicaré próximamente =)




La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

31 comentarios:

  1. Gracias a ti Natalia por compartir bellas imagenes como estas y unos textos que hace que siempre aprendamos cosas nuevas, no sabia lo de este hermoso ejemplar, un abrazo desde Reinosa para ti.

    ResponderEliminar
  2. Gran artículo Natalia! muy curioso este animal :D
    te curras mogollón las entradas
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. Me gustan estas entradas son muy interesantes y se aprende mucho. Hay ver cómo te lo curras!

    Felicidades por los premios! No te agobies por la falta de tiempo, así estamos todos, los findes aprovecho al máximo.

    Buen finde, besotess!!

    ResponderEliminar
  4. La naturaleza a veces hace o crea cosas inexplicables :)
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  5. Wow Nati! Me encantó :)!
    Soy una loca amante de los animales y los osos, debo admitirlo, están dentro de mi fascinación!
    Que impresionante como funciona la naturaleza... Siempre me asombra.
    Muy buena entrada :)!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Natalia!! Me encantó leer el artículo. Son animales hermosos. La sabiduría de los indígenas me hace reflexionar sobre los tiempos modernos y el comportamiento con los animales. Muy interesante amiga.
    Feliz domingo!!
    Un beso grande o un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen tino de la naturaleza, pues al crear estos osos negros en color blanco les dá la ventaja para cazar, lástima que son pocos los que nacen con esta carácteristica.

    Muy buena información
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Pues me ha parecido un articulo muy interesante. El lugar es increíble; fantasmagorico.
    Lo del color del oso es extraño, pero la genética tiene estas cosas; viendolo así yo diría que es un oso polar.
    Lo cierto es que son animales preciosos.
    Un beso Natalia :)

    ResponderEliminar
  9. Gracias otra vez por compartir tus investigaciones. Siempre nos sorprendes con casas diferentes. Muy bueno este reportaje de este oso tan especial. Un bessito

    ResponderEliminar
  10. hola natalia cielito pero que artes tienes pa publicar documentales en tu blog ya me pueo acostar amiga eso dice el refran cuando aprendes algo nuevo y yo aqui en tu blog he sabio del oso blanco de kermode y asi de muchas cosas mas un muasckkkkkkkkkkk que me he quedao embobá porque me gusta ver tooo los documentales de animalesss jajaja que lista eressssss ya se que sacaras sobresalienteeeeeeeeee jajajjaja un muasckkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  11. Que belleza de artículo, INTERESANTE
    Me encanta leer sobre la flora y la fauna, la belleza de la naturalleza, la variedad de sus especies.
    Ahora queda esperar que nos compartas sobre tu estudio.

    Felicidades por los premios, mi cálido abrazo y una linda y fructífera semana.

    ResponderEliminar
  12. tengo que admitir que esta más que interesante, derrepente las publicaciones de el N.G son excelentes además de interesantes, y no sé por que... pero siempre me han enternecido los osos *-* jajaja.
    Bueno Natalia, excelente entrada y espero que publiques pronto la investigación, muero por leerla (: en especial como redactas eh!

    gracias por tu comentario, espero que vuelvas a pasar, y claro, BUEN COMIENZO DE SEMANA. nos comentamos.

    ResponderEliminar
  13. Que preciosidad de publicación, National Geographic siempre está a la altura de sus lectores, pero extenderlo como lo haces se agradece todavía más, gracias por compartirlo y tenner un corazón tan humano, me encantas, abrazos!!

    ResponderEliminar
  14. Natalia Interesante Post,como siempre lo trabajaste muy bien.
    Hermoso animalito y que curioso lo de su color, cosas de la naturaleza!!!
    muy bello el comportamiento de los indigenas, con esta especie. y si que es para reflexionar!!!
    Natalia feliz inicio de semana, no te preocupes por el tiempo, dedicate a tu universidad, pues es tu futuro
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Chapó! A ti, por el esfuerzo realizado, y cómo no a la sabiduría de los indígenas. Gracias por regalarnos tan excelente post.
    Feliz inicio de semana, querida amiga. Cariños.

    ResponderEliminar
  16. Hola Natalia!! Tenia ganas ya de pasarme por aqui, hacia tanto que no lo hacia. Espero pasarme mas a menudo, si es que el tiempo me lo permite. Un besito

    ResponderEliminar
  17. Muy interesante tu entrada amiga, me encanta todo lo que concierne a la naturaleza, las imágenes preciosas.Bonita semana te deseo.Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Seva: Jaja, de nada Seva :) Me parece interesante compartirlo. Es muy curioso y además las fotografías son geniales. Me alegro, amigo =) Un abrazo


    Ojizarka: A mí me encantó. Gracias a National Geographic, que es así de grande. Me pareció muy interesante y diferente. Bueno para compartir :) Gracias jaja. Un beso, Ojizarka

    ResponderEliminar
  19. Ion-laos: Me alegro de que te gusten, Ion :) A mí me llamó mucho la atención y la verdad es que sí, se aprende mucho jeje.
    Gracias =) Eso tendré que hacer, sacar tiempo el finde porque entre semana, mal... Besos y feliz inicio de la semana =)


    Miss Frenesí: Bien dicho jaja. Sólo hay que ver animales como el ornitorrinco, del que también hablé hace un tiempo. Otro animal único e inexplicable. Un beso =)

    ResponderEliminar
  20. Domi: Me alegro Domi :) A mí también me gustan muchos los animales, pero hay que decir que osos como estos son únicos. Lástima que ya estemos en octubre porque el ejemplar de septiembre de National Geographic tenía un reportaje de osos polares jaja. Gracias :) Un saludo


    Gabriela Maiorano: Hola Gabriela. Me alegro de que te gustara :) La verdad es que son únicos. Es un buen tema para reflexionar. Ya podían hacer lo mismo por otros muchos lugares... Menos mal que los indígenas son así, que si no, no existiría esta joya de animal.
    Feliz inicio de la semana =) Y un abrazo de oso para ti jeje

    ResponderEliminar
  21. Diazul: Jaja, pues sí, Diazul. Alguna ventaja tenían que tener :) Además de la ventaja para cazar tienen la sabiduría de los indígenas, como bien apuntaba Gabriela. Hay pocos, sí... Es una lástima. Pero ahora creo que lo importante es que sigan existiendo, que también tienen sus peligros y hay pocos de por sí. Me alegro de que te haya gustado :) Un beso


    Raquel: Hola Raquel. Me alegro de que te haya gustado =) Fantasmagórico jaja, tal y como decían en el artículo. Tendrán razón :) Sería fácil pensar que es un oso polar, sí, pero la naturaleza es así de impredecible. A mí también me parecen preciosos jeje. Un beso =)

    ResponderEliminar
  22. MEN: De nada MEN, aunque en esta ocasión ha sido un artículo de la revista National Geographic. Las investigaciones vendrán estos días, supongo que después de los Pilares, aunque no lo sé bien... según se va y pueda. Me alegro de que te haya gustado :) Un beso, amiga


    Javier Domingo: Eso es, Javier. Un abrazo y feliz semana :)

    ResponderEliminar
  23. Que bonitas fotos, y el reportaje también. La verdad es que los osos ya sean blancos o negros me imponen, a pesar de su apecto achuchable, pero sé que son uno de los animales mas peligrosos con los que podrías toparte, con esas garras y dientes...
    Nunca he soportado la caza de animales, en el reportaje se decía que lo respetaban pero imagino que su pelaje debe ser muy apreciado y codiciado, ¡que pena! Pero espero que no.
    Un beso
    ;)

    ResponderEliminar
  24. EMBRUJO: Hola Embrujo jaja. Gracias :) Pero todo se lo debo a National Geographic, gracias a sus estupendos reportajes y el interés que me causan. Jajaja, me alegro de que sea así. Entonces, te avisaré cuando haya más entradas de animales jeje, que además pronto habrá un especial. Besos, Embrujo =)


    ALBORADA: Me alegro de que te haya gustado, Alborada :)
    A mí me ocurre lo mismo. Son muy bonitas, ¿verdad?
    Próximamente lo publicaré, pero no sé bien cuándo. Supongo que después de Pilares. Gracias amiga :) Un abrazo muy fuerte y feliz semana

    ResponderEliminar
  25. AnnGy Henríquez: Me alegro de que te haya gustado, AnnGy :) Depende de cada persona, de si le interesen más o menos las publicaciones y los temas. Y dentro de una revista siempre habrá artículos que nos llamen más que otros. A mí me gustó especialmente el del oso de Kermode en la revista de agosto. Jaja, igual es gracias a los osos de peluche :P Gracias amiga, pero todo es gracias a National Geographic. En esta ocasión no soy yo la redactora. Es obra de la revista y de que yo haya querido compartir a este oso tan diferente con vosotros. Y bueno, en breve espero publicar la investigación, pero lo más seguro es que sea después de las fiestas. Un abrazo y feliz inicio de la semana :)


    J. Maseda: Jaja :) Bien dicho, Jorge. Me alegro de que te haya gustado =) Me causan interés sus reportajes y me gusta compartirlos por eso mismo. Son diferentes :) Jaja, gracias a ti. Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Wada: Me alegro de leerte de nuevo Wada :) Hacía tiempo que no actualizabas por el blog tampoco y eso no puede ser jeje. Cuídate mucho y espero que el tiempo te permita seguir por los mundos de blogger =)


    Mª Carmen: Gracias Mª Carmen :) Me alegro de que te haya gustado. Jaja, con tus entradas ya voy viendo lo mucho que te gusta la naturaleza. Sigue así con tu don de la escritura =) A mí me encantaron las fotografías del reportaje. Un beso

    ResponderEliminar
  27. Rosa E: Gracias Rosa :) Me alegro de que te haya gustado, pero en esta ocasión no lo he escrito yo. Es un reportaje de la revista y como me gustó mucho, he compartido parte de él con vosotros. La naturaleza es sorprendente =) Su color es único, desde luego. Coincido contigo, el comportamiento de los indígenas es para tenerlo en cuenta y pensar sobre ello. Feliz inicio de la semana, amiga, y bueno, me pasaré cuando pueda por tu blog y por los de los demás. Es una faena esto de estudiar. Un abrazo :)


    María José Rubiera: Jaja, gracias María José, aunque esto es obra de National Geographic y de que me cause interés con sus reportajes. Esta vez no es obra mía. Menos mal que los indígenas son así porque si no...
    De nada, amiga :) Feliz inicio de la semana. Un beso

    ResponderEliminar
  28. Ana: Me alegro de que te hayan gustado tanto el reportaje como las fotos :) Se ven grandes y quizás, blanditos jaja, pero son muy peligrosos. Mucho, sí. Hay que tener mucho cuidado. Siempre con distancia y seguridad.
    Es horrible la caza de animales... No sé hasta qué punto será verdad que los protegen, pero confío en que sea cierto, ya que hay muy pocos. Un beso, Ana =)

    ResponderEliminar
  29. Interesantísimo tu reportaje, Natalia.

    Un beso
    Ana

    ResponderEliminar
  30. Ana Muela Sopeña: Hola Ana :) La verdad es que es todo de National Geographic, pero me gustó mucho y quería compartirlo con vosotros. Un beso

    ResponderEliminar

Deja tu opinión para que pueda saber qué te ha parecido la entrada, si te ha gustado, si has aprendido algo, si te gustaría que hubiera más escritos de este tipo o incluso, lo que te parece el blog... Lo que quieras siempre que sea desde el respeto y la educación :)

Aprovecha para dejar tus Palabras del lector.
Gracias =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...