20 de mayo de 2012

La historia de las palomitas de maíz

Las palomitas de maíz son un aperitivo elaborado a base de algunas variedades especiales de maíz. Posee una gran cantidad de nombres en cada región de Latinoamérica y España, como son pochoclos, pururú, pop, canchita, canguil, pororó, cotufas, poporopos, crispetas, maíz pira, cabritas de maíz, maiz tote, pipocas, rosetas, rosas, roscas, tostones, o cocaleca.


Historia de las palomitas de maíz


En 1948, en cuevas de murciélagos de Nuevo México, el antropólogo Herbert Dick y el botánico Earle Smith, de la Universidad de Harvard, descubrieron pequeñas mazorcas prehistóricas, algunas de las cuales no habían reventado totalmente. Los granos estaban tan bien conservados que aún podían explotar. De hecho, los jóvenes investigadores tomaron unos cuantos y los echaron en un poco de aceite hirviendo, donde se convirtieron en palomitas de maíz. Las pruebas de carbono 14 determinaron que las mazorcas tenían una antigüedad de 5,600 años.

Mucho más antiguo es un fósil de polen encontrado a 65 metros de profundidad en la Ciudad de México, identificado por arqueólogos y botánicos como polen de maíz. Los científicos determinaron que su antigüedad era de 80,000 años.


En Colombia, durante la época precolombina, los habitantes las hacían como pasabocas en las fiestas de las ciudades, acompañadas de chicha u otra bebida. 

En México, en las ciudades prehispánicas se vendían a granel como leguminosas y se llamaban momochtli (en idioma náhuatl). Se preparaban en el momento, introduciendo maíz en ollas de barro muy calientes, o poniendo granos sobre ceniza ardiente.

En el Antiguo Perú, varios pueblos ya elaboraban palomitas de maíz bastante antes de la llegada de los españoles, al haberse encontrado en tumbas restos de ellas con mas de 1.000 años de antigüedad. Arqueólogos también encontraron ollas para palomitas de maíz pertenecientes a la cultura Moche que datan de 300 d. C.


En 1492, Cristóbal Colón notó que los aborígenes americanos hacían sombreros y corpiños con palomitas de maíz, que vendían a los marineros.

Alrededor del año 1612, los exploradores franceses documentaron que los indios iroqueses hacían explotar maíz en potes de arcilla, utilizando arena ardiente. También informaron que durante una cena iroquesa, se consumía cerveza y sopa hechas a partir de palomitas de maíz.

Los primeros colonos estadounidenses comían palomitas de maíz en el desayuno, con azúcar y crema.


A mediados del Siglo XIX, con el uso del arado aumentó la siembra de maíz en los Estados Unidos. Sin embargo, el maíz palomero empezó a ser cultivado como una cosecha valiosa para el mercado hasta 1890. Desde entonces, trajo suficientes ingresos a los agricultores como para ganarse el sobrenombre de "oro de las praderas". La mayoría del maíz palomero del mundo se produce en Estados Unidos, principalmente en los estados de Illinois, Indiana, Iowa, Nebraska, Ohio y Texas, donde la planta crece bien en los veranos cálidos y soleados.



En 1885, Charles Cretors (de Chicago, EE. UU.) patentó la máquina comercial para fabricar palomitas de maíz. Con un peso aproximado de 200 kilos, podía ser empujada por un muchacho o jalada por un pony. Los vendedores callejeros llevaban las máquinas a ferias, parques y exposiciones. 


Con la invención del cine a principios del Siglo XX, las palomitas se convirtieron en parte de la nueva diversión. Los vendedores se instalaban afuera de las salas cinematográficas, pero no eran bienvenidos; los propietarios los consideraban una distracción. Sin embargo, las personas salían de las salas a comprar bolsas de palomitas en las banquetas y luego regresaban para comerlas mientras disfrutaban de la película.





Algunos dueños de cines vieron la oportunidad de hacer negocio y propusieron a los vendedores instalarse adentro, repartiendo las ganancias. No pasó mucho tiempo para que los cines instalaran sus propias máquinas de palomitas y surgieran las modernas dulcerías.

Durante la época de la Depresión, uno de los pocos lujos que podían darse las familias de vez en cuando era comprar una bolsa de palomitas de maíz, por 5 ó 10 centavos de dólar. Mientras otros negocios fracasaban, el de las palomitas salía adelante.

Durante la II Guerra Mundial, Estados Unidos enviaba grandes cantidades de azúcar para sus tropas al extranjero y no quedaba mucha para hacer dulces. Gracias a esta particular situación, los estadounidenses consumían palomitas de maíz tres veces  más de lo normal.



Al principio de los años 50 surgió la televisión y el consumo de maíz palomero aumentó considerablemente, ya que la gente empezó a preparar palomitas en casa para ver sus programas favoritos.




CuriosidadesLas palomitas de maíz naturales son ricas en fibra, que ayuda a la buena digestión; altas en carbohidratos, que proporcionan energía; bajas en grasa, libres de sodio o azúcar y con muy pocas calorías, lo que las convierte en un alimento muy saludable.

Obviamente, con demasiada sal y mantequilla o caramelo su valor nutricional cambia, por lo que hay que considerar las porciones adicionales de sodio, grasa y azúcar. Lo ideal es usar con medida estos ingredientes y, en el caso de las palomitas empaquetadas, seleccionar las naturales o bajas en sodio y grasa.



PD: Una entrada que quería hacer hace unos cuantos meses, que ha hecho falta trabajo para realizarla y mediante la cual, puedo decir que no me imaginaba la importancia de las palomitas en el mundo y que pudieran tener una historia tan extensa.


Fuentes: Wikipedia, radioredam.mx, Google imágenes 

(La mayoría de las páginas que he encontrado con información sobre las palomitas, la habían sacado de wikipedia, por lo que he encontrado pocas fuentes) 

Y para los que quieran saber más de las palomitas hay webs como popcorn.com.ar o radioredam.mx, con abundante información.



La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

43 comentarios:

  1. Muy intereante tu entrada. La verdad es que muchas veces me pregunte sobre el origen de su consumo, y es muy cierto que para las salas de cines representa un negocio tan bueno como las peliculas. En la mayoria de las salas de cine de los E. Unidos una paquete de Popcorn y un vaso de coca cola puede costar lo mismo que la entrada al cine.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara, Gilberto :)
      Todo un negocio, sin duda... las cobran como si fueran oro y encima, para mi gusto, no están muy allá allí. Están bastante mejor en otros lugares si te las venden hechas, y están mejor de precio. Y aquí igual, al menos en los cines que tengo yo en mi ciudad... parece que nos estuvieran robando, en serio.
      Un saludo :)

      Eliminar
  2. Me encanta atiborrarme de palomitas cuando voy al cine. Hoy, gracias a ti, he descubierto que tienen propiedades alimenticias para nada desestimables, de lo cual me alegro ya que siempre pensé que engordaban. Gracias por compartir tan interesante información.
    Que tengas un feliz comienzo de semana, querida amiga... Besinos desde Asturias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, yo antes más... porque vendían palomitas hechas bien de precio en unas tiendas que hay aquí, pero con la crisis, han empeorado... bastante de sabor, de aspecto... han subido algo el precio y ponen menos cantidad. No obstante, a raíz de entradas como esta, hago palomitas en casa jaja, que están más buenas y mucho más sanas. Ahí es dónde más se ven sus propiedades porque entre los aceites que echarán en esos sitios, los colores, caramelo y demás... tienen que engordar y bastante. De nada, amiga :) Un abrazo

      Eliminar
  3. Es curioso saber que en algún momento comer palomitas era un lujo, algo así como el chocolate.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí... yo no lo sabía hasta que investigué.
      Un saludo :)

      Eliminar
  4. Como te curras las entradas! Es admirable! A mi me chiflan las palomitas, son como las pipas, empiezas y no acabas, jajajaja.

    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja... bueno. Es de las entradas que llevan bastante trabajo de buscar, recopilar... otras son más sencillas, digamos. De todo hay.
      Jaja, ¡a por ellas! Que son bien sanas :P
      Un beso

      Eliminar
  5. Querida amiga: Gracias a tu entrada quedo muy enterada de la historia de las palomitas de maíz.
    Desconocía que la mayoría del maíz para palomitas se producia en Estados Unidos.
    En España, es muy corriente que, antes de la entrada a los cines, puedas comprar grandes bolsas de palomitas. La gente joven disfruta con ello.
    Yo recuerdo, hace de esto muchos años, que habíamos ido a ver una película con nuestra panda de amigos, éramos ya todos mayorcitos, me refiero a que todos ya estábamos casados. Pues bien, se nos ocurrió comprar palomitas antes de entrar, era una bolsa enorme.
    Durante la película, la bolsa iba pasando de unos a otros, yo no sé si la inclinarían demasiado o la bolsa estaba en un principio muy llena, el caso es que la chaqueta de mi marido estaba para llevarla a la tintorería ¡qué manchones de grasa tenía! mismo parecía que era la chaqueta la que había comido las palomitas.
    Desde aquella, no he vuelto a probarlas.
    Te dejo un fuerte abrazo y mis felicitaciones por este trabajo.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida Kasioles :)
      Yo también lo desconocía por completo, al igual que muchísimos de los datos de esta entrada.
      Estoy de acuerdo en que disfrutan, pero también pienso que no es necesario comprar bolsas enormes. Con una pequeña-normal es suficiente y hay que saber elegir el sitio donde comprarlas hechas porque en el cine, los precios son un robo. Y es mucho más sano y barato hacerlas nosotros mismos.

      Jaja, qué lástima que os ocurriera eso. La pobre chaqueta tuvo que quedar verdaderamente mal con tanta palomita... pero si no te gusta en el cine porque no veis bien o lo que sea, y hay accidentes como estos, siempre puedes comer alguna palomita en casa viendo la tele... o en otras circunstancias.

      Se nota que los tiempos cambian y que la gente joven no es igual que la mayor. Me explico: igual antes era más habitual que entre varias personas se comieran una bolsa enorme de palomitas, mientras que ahora a mí al menos, me resulta muy habitual ver a gente sobre todo joven en el cine, con bolsas de palomitas gigantes y no para compartir...
      Un abrazo amiga :) Gracias

      Eliminar
  6. Que curiosa la historia de las palomitas, has debido currartelo para hacer la entrada tan completa.
    Hace días que no te visitaba no tengo tiempo, necesito mas horasssssssssssss.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Pilar :) De las muchas entradas que he hecho, esta es de las que más tiempo y trabajo necesitan, dicha sea la verdad.
      No te preocupes... ya me has visto a mí este mes y pico... hacemos lo que podemos, Pilar. Un beso :)

      Eliminar
  7. Natalia siempre nos sorprende con cosas curiosas y documentadas. Se aprende, de hecho, después de leer como eclosionaron aquellas mazorcas prehistóricas he comprendido de dónde han "eclosionado" nuestros gobernantes actuales (bueno, actuales desde hace bastantes años) ¡de la Prehistoria! Desde ahora, para mí, y en honor a Natalia les llamaré "palomiteros".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, eso es, al menos lo de documentadas (con las fuentes a las que siempre hago referencia, de donde saco la información) porque si no, mal... por todos los motivos jaja.

      Madre mía... qué conclusiones has sacado tú de esta entrada jaja. Espero que te haya gustado :) Un abrazo y a ver qué pasa con los palomiteros xD

      Eliminar
  8. Natalia me ha encantado tu investigación sobre la historia de las palomitas de maiz así se llaman en mi país también, ...y si que es cierto, en los cines se han instalado y creo que es un buen negocio, es habitual consumirlas a pesar del elevado costo. Y en casa viendo una película van muy bien.
    No te preocupes por no pasar a menudo, dedica tiempo a la U, pues es tu futuro, siempre estaremos comentando cada que podamos, tu sabes que eres genial y muy especial.
    Buena semana, un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa :) Me alegro de que haya sido así.
      Casi es curioso que el nombre sea el mismo porque hay una variedad de formas de denominarlas bastante impactante.
      ¡Y tan buen negocio! Estoy convencida de que nos roban con esos precios, de verdad. Y si las hacemos nosotros en casa, son mucho más baratas y sanas.
      Lo sé amiga, lo sé... y aquí he andado desaparecida por completo. A ver si estos días regreso del todo.
      Muchas gracias jaja. Ojalá así sea, aunque me conformo con ir aprobando, nada más jaja.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  9. Natalia,he de decirte que siempre que vengo a tu casa aprendo algo.Eres de lo más versátil.
    Un millón de besos y gracias por tu preocupación.Mi entrada no tiene que ver conmigo,sino con alguien muy querido para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Morgana :) Hago lo que puedo y se me ocurre...
      Espero que hayas estado bien en este tiempo. Un abrazo :)

      Eliminar
  10. Hola Natalia:

    Realmente, no dejan de sorprenderme tus interesantes entradas.

    Hay tantas cosas que aprender cada día, y entrar a tu casita es una clara muestra de ello; aveces, detrás de cosas simples existen grandes historias desconocidas por muchos.

    Aquí en mi país(Perú) usualmente le decimos "canchita", que por cierto me encantan, sobre todo a la hora de sentarme a ver una película a lado de una buena compañía.

    Besos querida amiga!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diana :) Me alegro de que te gusten.

      Tienes toda la razón. Y la cantidad de cosas que nos quedaremos sin saber... tenemos tanto alrededor sobre lo que no nos preguntamos nada... y es mirar y encontrarnos historias como esta, tan singulares e inesperadas diría yo, que es increíble.

      Jaja, ese nombre lo desconocía. Qué curioso :) Está genial, amiga. Un beso :)

      Eliminar
  11. Vaya, mira que nos gustan, en casa se hacen los fines de semana para ver la tele, y no sabíamos de dónde salían, uyyyyyy.

    Gracias miles, Naty.

    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mal eh :P, comerlas tan habitualmente y no saber nada. Pero me da que esto nos pasa con muchísimos alimentos, sí...
      De nada, Alborada :)
      Un abrazo

      Eliminar
  12. ¿Unas mazorcas de 5,600 años de antigüedad? Guau estarían buenísimas…
    Y las más antiguas mas… no me podía imaginar que eran tan antiguas y que tuvieron tanto éxito, sinceramente pensé que era algo más de esta época, me quede sorprendida con tu entrada.
    Por cierto, me encantan las palomitas de maíz, no me canso de comerlas una vez que empiezo ya no puedo parar hasta terminarlas…Mmmm Buenísimas.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, en aquel entonces espero que sí, pero hoy... miedo de acercarse.
      Yo pensé que las palomitas tendrían bastantes años, igual no tantos, pero bastantes porque al fin y al cabo son palomitas de MAIZ, pero tantísima importancia y tanta historia... es increíble.
      Jaja, muy bien que haces :) Ya ves lo sanas que son.
      Un beso :

      Eliminar
  13. Hola amiga Natalia interesante post cultural nos regalas ...las palomitas de maíz son muy ricas y sanas y son conocidas en el mundo entero.
    A mi familia y mi nos encantan las palomitas de maíz dulces o saladas.

    Un abrazo de MA y feliz Día.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara, MA :)
      Toda la razón en lo que has dicho.
      Qué bueno jeje, a mí me encantan ambas también jaja.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  14. Me ha gustado mucho esta entrada. Siempre que coma palomitas me acordaré de ti.
    Gracias por tus cálidas palabras. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio :) Me alegro de que te haya gustado, y será todo un honor si me recuerdas jaja.
      Un abrazo =) y gracias a ti

      Eliminar
  15. Hola Natalia!!

    Te cuento que en mi país las llamamos cabritas y se venden mucho no sólo en los cines, sino que también en plazas y ferias. Las hacen de vainilla o de chocolate y mmmmmm son muy ricas!!

    Interesante saber sobre el origen de las cabritas, la verdad nunca me lo había preguntado! Como siempre aprendo algo nuevo contigo amiga. Genial y entretenido!! Besitos y feliz miércoles!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, si te digo la verdad, Lady Blue, con lo de cabritas se me vienen a la cabeza los animales, como las cabras de Heidi xD
      Aquí... yo creo que las venden en tiendas de golosinas, supermercados y en el cine, y creo que no más.
      Y no sabía que podían ser de vainilla o de chocolate jaja, ya veo que se les puede echar de todo.
      Me alegro de que te haya gustado, amiga :)
      Un abrazo y gracias

      Eliminar
  16. Siempre he sabido que en todas las culturas precolombinas el maíz ha sido un alimento muy importante y casi de culto, de hecho tu misma cuentas que en las tumbas aparecieron restos de mazorcas, pero vamos que no imaginaba yo que en aquellos tiempos transformaran el maíz en palomitas.
    La verdad es que me ha parecido muy curiosa e interesante tu información.
    Un besoteeeeeeeeeee.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, Metamorfosis. El maíz ha sido muy muy importante, pero no me imaginaba yo todo esto, ni pensé que las palomitas fueran tan antiguas.
      Es curiosa, sí.
      Me alegro de que te haya gustado =)
      Un abrazo

      Eliminar
  17. Es increíble,5.600 años y van y las echan al aceite jajaja.Hoy en día los corrían a gorrazos jajaja.Muy bueno.

    Milú

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, ya ves, Milú. Qué cosas. Un abrazo :)

      Eliminar
  18. Muy interesante Natalia.A mí me chiflan las cotufas, ayer mismo me comí yo sola todo un cacharro llenito ahsta arriba, pero con poca sal eso sí y sin caramelo, nunca las he probado así...
    No tenía ni idea de su antiguedad. El maiz dulce en ensaladas es muy rico, y aquí se lo echamos hasta en los potajes.
    Un abrazo. Espero que los exámenes te esten saliendo muy bien.
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana :) Jaja, sí que te gustan sí, pero tienes que probarlas con caramelo. Están buenas... o al menos las del sitio en las que las compro a veces, sí. Pero ahora me estoy acostumbrando más a las caseras, más sanas y mejores con algo de sal y vale.
      Guau, desconocía que lo echabais en los potajes. Qué curioso.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  19. A mi me encanta comerlas, y hacerlas, me salen muy bien.
    Muy interesantes los datos, algunos me sonaban porque hace unos años también hablé de las "cotufas", pero otros me han sorprendido.
    La verdad es que es un alimento que es facil de preparar y llena bastante.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, entonces está genial.
      Me alegro de que te haya gustado :) Como de costumbre, coincidimos con los temas jaja, pero me temo que esto de las palomitas es verdaderamente extenso.
      Coincido contigo :)
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Que buena historia, no me imagine lo extenso que podia llegar a ser hablar de palomitas de maíz.
    En Chile es super importante cuando vas al cine, y como decia Gilberto respecto al valor acá es igual, el consumo es casi pagar otra entrada. Y por ultimo en Chile le decimos a las palomitas de maíz "Cabritas"
    Saludos querida! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco, Merlina... jaja, hasta que me puse a ello y vi que había una cantidad de información descomunal. Y más que habrá y más...
      Sin duda, tienen mucha importancia, pero es un robo lo que cobran por ellas en los cines.
      Me resulta curioso lo de llamarlas cabritas porque me recuerdan a las cabras del campo, con la variedad de denominaciones que tienen las palomitas además jeje.
      Un saludo :)

      Eliminar
    2. La cabritas saltan al hacerlas alocadamente.

      Eliminar
  21. Ando buscando el por que les llaman 'palomitas' el origen del nombre. Desafortunadamente esa informacion no la encontre aqui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo. Siento no haberte podido ayudar. La verdad es que no es fácil de encontrar. Sin embargo, por si puede serte de ayuda y por si me pudieras leer de nuevo, es posible que el origen de que se las llame palomitas se deba a que se hacen a partir de la variedad de maíz que se llama palomero. No he podido encontrar información sobre el origen de la palabra, pero pienso que éste pudiera ser el origen por la información que encontré cuando hice esta entrada y la de los curiosidades de las palomitas de maíz: http://blogdenortiz.blogspot.com/2012/07/curiosidades-de-las-palomitas-de-maiz.html

      Un saludo!

      Eliminar

Deja tu opinión para que pueda saber qué te ha parecido la entrada, si te ha gustado, si has aprendido algo, si te gustaría que hubiera más escritos de este tipo o incluso, lo que te parece el blog... Lo que quieras siempre que sea desde el respeto y la educación :)

Aprovecha para dejar tus Palabras del lector.
Gracias =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...