28 de octubre de 2017

Mi experiencia blogger en las redes sociales

Actualmente estamos muy acostumbrados a utilizar redes sociales de forma constante. Nos mandamos mensajes por WhatsApp, escribimos en Blogger y en Wordpress, publicamos fotos nuestras y se puede decir que cotilleamos la vida de los demás en Facebook, compartimos pedacitos de información o pensamientos en Twitter, compartimos nuestras fotos en Pinterest, subimos videos y vemos los de otros en Youtube, tenemos nuestro perfil profesional en LinkedIn o Infojobs para buscar trabajo... y esto es sólo un pedacito de la gran cantidad de redes sociales que nos rodean y que usamos en mayor o menor medida. Algunas de ellas a diario incluso. Otras probablemente no las usamos ni usaremos.



Así que me gustaría compartir un poco mi experiencia como Blogger a lo largo de estos años, ya que han pasado ya unos cuantos años desde que comencé a escribir La magia de las palabras en el año 2010 y este ámbito ha cambiado bastante. Y quién sabe, quizás os ayude también a si queréis crearos perfiles en las redes sociales para vuestro blog, página web o negocio.

Por aquel entonces, recuerdo que usaba la red social Tuenti, me compré mi primer smartphone y empecé a utilizar WhatsApp así como Facebook, aunque éste último lo usaba rara vez. Las redes sociales tenían poca relevancia al menos para mí y sólo alguna rara vez recuerdo haber compartido alguna publicación en Tuenti.



En la actualidad por el contrario, han surgido figuras como el Community Manager que se encarga de de los perfiles de la empresa en las redes sociales y de la publicidad que se hace en ellas. Y para personas como nosotros, es verdad que este tipo de publicidad es muy interesante para darnos a conocer, ya que cuando escribimos en un blog o página web, es lógico que al inicio la página no tenga lectores porque no saben de nuestra existencia. 

La magia de las palabras sigo sin moverla por las redes sociales salvo en Google+, que está unida con Blogger, así que aviso por allí de las nuevas publicaciones en el blog, aunque hay que decir que no tiene mucha utilidad salvo por el posicionamiento en el buscador Google porque verdaderamente es una red social que se utiliza poco. Sí que es cierto que estaría muy bien compartirla por las redes sociales creando páginas y perfiles, pero hay que tener tiempo y ganas y a todo no se llega.



Sin embargo, no deja de parecerme útil, gustarme y estar relacionado con mi campo, así que cuando empecé el año pasado El rincón de Nata y Diegolate creé perfiles en Google+, Facebook e Instagram. Pasado un tiempo también creée un perfil en Twitter por su relevancia y porque por el tipo de blog podría ser muy adecuada aunque finalmente lo eliminé porque tenemos que tener muy presente una regla de oro: sólo crearemos perfiles en las redes sociales que podamos controlar. Dicho en otras palabras, si sólo tenemos tiempo para publicar e interactuar en dos redes sociales, sólo tendremos dos. Si tenemos un montón de redes sociales y no tenemos tiempo para mantenerlas, es un graso error. En mi caso, ni tenía tiempo para Twitter ni le veía mucho resultado cuando interactuaba con otros usuarios y publicaba tweets con mis entradas.

El perfil de Instagram para un blog como El rincón de Nata y Diegolate es perfecto, ya que al ser un bog de recetas y críticas gastronómicas las fotos son esenciales y esta red nos permite compartirlas. Ahora bien, me parece que los usuarios dan me gusta a las fotos con una facilidad tremenda y en muchas ocasiones sólo lo hacen para que les devuelvas los me gusta y no llegan a ver el blog, lo que a mí me provoca rechazo sobre todo si tengo la cuenta abierta en el móvil y no hacen más que llegar avisos de me gusta que por tanto en lugar de resultar agradables resultan molestos. 




Todo ello a la vez me recuerda a la época en la que publicaba mucho en La magia de las palabras y leía muchos blogs dejando comentarios en ellos. Cuanto más comentaba, más me comentaban, y en el momento en el que no lo hacía porque no podía, porque la gente también tiene vida, esto se traducía en no recibir comentarios o sólo recibir de la poca gente que te lee porque de verdad le gusta lo que escribes. Y ni qué decir que el tiempo que no escribía, tampoco hubo gente que me escribiera preguntándome si estaba bien o algo.

Vamos, que lo que aprecio es que aquí hay mucho interés y eso se puede traducir en desgana tanto al escribir como sobre todo al compartir contenidos y leer otros blogs y dejar nuestra huella allí.

De todas estas redes sociales, la que he visto más agradable es la página de Facebook, en la que aviso de las nuevas entradas y a veces comparto recetas que me gustan de otros usuarios. Todo ello sin tener que estar horas dando a me gusta como en Instagram sin resultado aparente ni tener que darle mucho movimiento, y viendo resultados sin estar todo el día recibiendo avisos en el móvil.

Para finalizar: Por supuesto, si quisiera dedicarme a la gestión de las redes sociales, bien como hobbie o como trabajo, tendría muy activos todos estos perfiles e incluso otros más, del mismo modo que publicaría contenido nuevo en los blogs de forma más seguida. Pero no es mi situación actual ni puedo hacerlo. Tengo mi trabajo y mis ocupaciones y ahora me resulta imposible.





La magia de las palabras
Natalia Ortiz ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión para que pueda saber qué te ha parecido la entrada, si te ha gustado, si has aprendido algo, si te gustaría que hubiera más escritos de este tipo o incluso, lo que te parece el blog... Lo que quieras siempre que sea desde el respeto y la educación :)

Aprovecha para dejar tus Palabras del lector.
Gracias =)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...